En el mismo instante en que uno asume una decisión aparecen los obstáculos. Esto es algo muy lógico; la vida con estas pruebas te pregunta si vas en serio o solo estás jugando. Así por ejemplo, el mismo día que decides iniciar a comer sano, un amigo que nunca aparece te invita a cenar hamburguesas con coca. Con lo que te gustan esos menús! Allí mismo se hace la prueba de si vas con todo o nada. Si vas en serio, nada te atajará y brillarás en lo alto como una GRAN ESTRELLA!

Federer, tu ejemplo de tenacidad, dedicación y humildad nos sacan de muchas mediocridades.

Hay cosas que se pueden improvisar; pero la perseverancia y la tenacidad, no. El éxito no se improvisa, ser buena persona no es casual. Por eso, el gran super apóstol, San Pablo, dice en su carta a Timoteo:

Hombre de Dios, busca la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.
Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna, a la que fuiste llamado y que tú profesaste noblemente delante de muchos testigos.

Tim 6, 11.

Tremendas palabras de este sabio. Para combatir el buen combate uno necesita estar preparado no solo con las armas de hierro. Es preciso preparar el interior. En nuestra reflexión de fin de semana te menciono doce pasos que me han ayudado y sé que te pueden servir en tu crecimiento personal. La imaginación creativa es fundamental, esto consiste en salir a buscar a hombres y mujeres felices y triunfadores en la vida, observar cómo lo lograron e imitarlos.

Paso 1: DESEO: descubra dónde quiere llegar, elija un modelo de vida, su tierra prometida, su reinado más apasionante, lo que mueva toda su estantería. Lo vocación para la cual ha nacido. Ahora deséelo ardientemente. Este deseo debe ser personal. Nadie puede soñar por Ud. El Patriarca José soñó desde niño…

Paso 2: CREER- TENER FE: cuando estás fascinado, cuando sabes hacia dónde quieres ir, cuando tu corazón sienta el impulso a seguir un rumbo, confía, créelo desde lo más profundo. Ora, ora y ora y ten la certeza de que triunfará en esta batalla. Piense en lo que quiere llegar a ser. No solo hay que CREER que es posible, sino que hay que hacer que aquello que quiero sea CREIBLE, POSIBLE para mí.

Ármate de valor y conquista el mundo!

Paso 3: ESCRIBA SU META: concretícelo en unas hojas, detállelo. Haga su mapa de la tierra prometida. Póngalo todo por escrito y firme abajo con tintas indelebles. Use palabras vivas como el reinado poderoso que quiero, la fuerza, el amor que le hace nacer en el corazón con solo recordarlo. Y cuando lo escriba, sonría, esas letras son de oro.

Paso 4: Hágase esta pregunta crítica: Por qué quiero aquello que quiero? Es importante aclarar sus razones y sus porqués. Por ejemplo, por qué quiere Ud. ser una buena persona, para qué desea esos bienes que desea, qué hará con ellos…defina bien sus razones. Estas son el combustible en su marcha.

Paso 5: ANALIZAR SU PUNTO DE PARTIDA: esto Le indicará el primer paso que hará. Este paso ayuda a descubrir con qué fuerzas y debilidades te encuentras aquí y ahora. Tu punto de inicio desde donde partir. Hay que comprender que para hacer grandes cambios se necesitan grandes esfuerzos. Para llegar a lo extraordinario deberá hacer muchas cosas ordinarias.

Paso 6: ESTABLEZCA UN LÍMITE: qué quiere aprender este año? Leer, profundizar la Biblia, cuantos libros leerá en un mes, qué pequeños premios se dará así mismo cuando vaya llegando a los mini límites. Prémiese a veces con un rico helado, una torta, un buen cine…

Paso 7: IDENTIFIQUE LOS OBSTÁCULOS: las pruebas sirven para INSTRUIR, no para OBSTRUIR. Muchos se desaniman antes los obstáculos, mientras otros, aprenden. Es importante hacer una lista de obstáculos y priorizar aquellos que le están dificultando en forma directa llegar a su meta, no se desgaste perdiendo tiempo y esfuerzo tratando de solucionar las piedritas, identifica las rocas grandes y busque cómo superarlas y crecer.

Paso 8: IDENTIFIQUE EL CONOCIMIENTO NECESARIO: en un mundo de informaciones descubra Ud. aquello que le servirá. No pierda el tiempo en el todo, establezca sus prioridades de conocimiento y vuélvase experto en ese tema. Pregunte mucho, sea curioso con aquello que le servirá, con el resto, no pierda tanta energía.

Paso 9: PREGÚNTESE A QUIENES SERVIRÁ: O sea descubra a quienes servirá, cómo son, qué les gusta, cómo llegará mejor a ellos. Si su deseo no se enfoca en servir, vale la pena soñar? Aquí es fundamental descubrir la importancia de la Ley de la Compensación, o sea, para cualquier fuerza en la vida tiene una fuerza opuesta. Es la SIEMBRA y la COSECHA. Lo que Ud. da recibe. Sembrando está preparando lo que cosechará.

A esto le acompaña la LEY DE SOBRECOMPENSACION: siempre haz un poco más de lo que te pidan. Da siempre un poco más. Jesús lo dijo bien: Si te piden acompañar 5 kilómetros, acompaña 10.

Paso 10: HAGA UN PLAN: haz una lista de actividades. Organice la lista en término de acciones concretas.

Paso 11: VISUALIZA: cree una imagen mental clara de lo que desea. Vea sus metas como algo ya realizado. Véala con claridad.

Paso 12: APOYE SU PLAN CON DETERMINACIÓN-PERSISTENCIA: es una habilidad de aguantar más que nadie. David supo que vencería a Goliat con unas piedritas y acompañó su plan con determinación, no se dejó intimidar por nadie. La persistencia es una carta bajo la manga por si algo sale mal. Hay que ser decididos y seguir. Ya lo decía Churchill cuando le preguntaron cuál fue el secreto de su triunfo. Dijo: «Jamás te des por vencido.»

Un abrazo y feliz domingo amigo/a.