En este artículo te presento algunos puntos imperdibles de la carta del Papa Francisco para el domingo mundial de las comunicaciones este domingo 29 de mayo. Son 39 puntos que resumí. Me pareció chistoso y a la a vez impactante lo que dijo un Cardenal, lo cito en el número 31. También el rey Salomón fue tremendo con su pedido a Dios. Sabes qué le pidió? Bueno, veamos juntos.

Título: Escuchar con los oídos del corazón

Algunos puntos del MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA 56 JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES



Papa Francisco
  1. Estamos perdiendo la capacidad de escuchar a quien tenemos delante, sea en la trama
    normal de las relaciones cotidianas, sea en los debates sobre los temas más importantes de la vida civil.
  2. El campo comunicativo e informativo, a través de las diversas ofertas de podcast y chat audio, lo que confirma que escuchar sigue siendo esencial para la comunicación humana.
  3. A un ilustre médico, acostumbrado a curar las heridas del alma, le preguntaron cuál era la mayor necesidad de los seres humanos. Respondió: “El deseo ilimitado de ser escuchados”.
  4. «Shema’ Israel – Escucha, Israel» (Dt 6,4), el íncipit del primer mandamiento de la
    Torah se propone continuamente en la Biblia.
  5.  Pablo afirma que «la fe proviene de la escucha» (Rm 10,17).
  6.  De los cinco sentidos, parece que el privilegiado por Dios es precisamente el oído, quizá porque es menos invasivo, más discreto que la vista, y por tanto deja al ser humano más libre.
  7. La escucha corresponde al estilo humilde de Dios.
  8. El hombre, por el contrario, tiende a huir de la relación, a volver la espalda y “cerrar los oídos” para no tener que escuchar.
  9. El negarse a escuchar termina a menudo por convertirse en
    agresividad hacia el otro, como les sucedió a los oyentes del diácono Esteban,
  10. La escucha, en el fondo, es una dimensión del amor.
  11. Por eso Jesús pide a sus discípulos que verifiquen la calidad de su escucha: «Presten atención a la forma en que escuchan» (Lc 8,18).
  12. Sólo prestando atención a quién escuchamos, qué
    escuchamos y cómo escuchamos podemos crecer en el arte de comunicar,
  13. muchas veces incluso quien tiene un oído perfecto no consigue
    escuchar a los demás.
  14. Existe realmente una sordera interior peor que la sordera física.
  15. La verdadera sede de la escucha es el corazón.
  16. El rey Salomón, a pesar de ser muy joven, demostró sabiduría porque pidió al Señor que le concediera «un corazón capaz de escuchar» ( 1Re 3,9).
  17.  San Agustín invitaba a escuchar con el corazón ( corde audire), a acoger las palabras
    no exteriormente en los oídos, sino espiritualmente en el corazón: «No tengan el corazón en los oídos, sino los oídos en el corazón».
  18. San Francisco de Asís exhortaba a sus hermanos a «inclinar el oído del corazón».
  19. La primera escucha que hay que redescubrir cuando se busca una comunicación verdadera es la escucha de sí mismo, de las propias exigencias más verdaderas, aquellas que están inscritas en lo íntimo de toda persona.
  20. Y no podemos sino escuchar lo que nos hace únicos en la creación: el
    deseo de estar en relación con los otros y con el Otro. No estamos hechos para vivir como átomos, sino juntos.
  21. La escucha como condición de la buena comunicación Existe un uso del oído que no es verdadera escucha, sino lo contrario: el escuchar a escondidas.
  22. Parece haberse agudizado, es la de escuchar a escondidas y espiar, instrumentalizando a los demás para nuestro interés.
  23. Lamentablemente, la falta de escucha, que experimentamos muchas veces en la vida cotidiana, es evidente también en la vida pública, en la que, a menudo, en lugar de oír al otro, lo que nos gusta es escucharnos a nosotros mismos.
  24. En realidad, en muchos de nuestros diálogos no nos comunicamos en absoluto.
  25. el filósofo Abraham Kaplan, el diálogo es un “duálogo”, un monólogo a dos voces.
  26. En la verdadera comunicación, en cambio, tanto el tú como el yo están
    “en salida”, tienden el uno hacia el otro.
  27. No se comunica si antes no se ha escuchado, y no se hace buen periodismo sin la capacidad de escuchar.
  28. Para ofrecer una información sólida, equilibrada y completa es necesario
    haber escuchado durante largo tiempo.
  29.  Para contar un evento o describir una realidad en un reportaje es esencial haber sabido escuchar, dispuestos también a cambiar de idea, a modificar las propias hipótesis de partida.
  30. es garantía de una verdadera comunicación. Escuchar diversas fuentes, “no conformarnos con lo primero que escuchamos.
  31. El cardenal Agostino Casaroli, hablaba del “martirio de la paciencia”, necesario para
    escuchar y hacerse escuchar.
  32. Escuchar con esta disposición de ánimo —el asombro del niño con la consciencia de un adulto—es un enriquecimiento, porque siempre habrá alguna cosa, aunque sea mínima, que puedo aprender del otro y aplicar a mi vida.
  33. La capacidad de escuchar a la sociedad es sumamente preciosa en este tiempo herido por la larga pandemia. Mucha desconfianza acumulada precedentemente hacia la “información oficial” ha causado una “infodemia”, dentro de la cual es cada vez más difícil hacer creíble y transparente el mundo de la información.
  34. Nosotros los cristianos olvidamos que el servicio de la escucha nos ha sido confiado por Aquel que es el oyente por excelencia, a cuya obra estamos llamados a participar.
  35.  «Debemos escuchar con los oídos de Dios para poder hablar con la palabra de Dios».
  36. El teólogo protestante Dietrich Bonhoeffer nos recuerda de este modo que el primer servicio que se debe prestar a los demás en la comunión consiste en escucharlos.
  37. Quien no sabe escuchar al hermano, pronto será incapaz de escuchar a Dios.
  38. En la acción pastoral, la obra más importante es “el apostolado del oído”. Escuchar antes de hablar, como exhorta el apóstol Santiago: «Cada uno debe estar pronto a escuchar, pero ser lento para hablar» (1,19).
  39. Dar gratuitamente un poco del propio tiempo para escuchar a las personas es el primer gesto de caridad.

Dime, qué tal te pareció? Cuáles son los números qué más te llamaron la atención? Qué tal andamos con el arte de la escucha?