Nada es poco si el amor es grande. En cuestiones del corazón, las pequeñas cosas tienen una fuerza mucho mayor que las acciones grandilocuentes. En lo ordinario, se ve lo extraordinario de un amor.

Un buen líder sabe que todo suma.

Si de hacer algo grande se trata,

todo suma, nada resta. Nada resta.

Suman los saludos, suman la sonrisas,

Suma la suave brisa, a veces el vendaval.

Suma el esfuerzo, también el descanso,

suma el suave abrazo o hasta la desilución.

Suman las ternuras de quienes nos aman

y el grito de gloria de un gran capitán.

Suman las caídas para ser sencillos,

suman las victorias para saber amar.

 Vaso de agua fresca o un jugo de limón,

una rosa roja roja, o un jardín colgante.

Suman los amantes de la vida bella.

Suman los que sanan con las aspirinas,

Suman las espinas, dardos al corazón.

Suman tus esfuerzos y tus fantasías,

tus sueños, tus iras y hasta tu pasión.

Somos quienes suman en esta ecuación

cuando paso a paso el destino espera

abrimos senderos con nuestra canción.

Cuando se trata de hacer algo grande

todos tienen algo para aportar. Siempre.

Suman los que se donan, los que mueren

Y mueren los que se guardan todo de todo.

Suman esos dulces que ayer cocinaste,

restan a la vida su amarga hiel.

Y hoy yo estoy sumando con mi poesía

despertando sueños, rompiendo barreras.

La sana y fatal, loca fantasía

abre paso a los genios de nuestro presente.

Suman siempre los que no restan.

Ayudan mucho quienes no estorban.

Estoy construyendo un jardín

Si quieres darme una mano, hay sitio.

Trae tus semillas que la Paz de Cristo

no es paz de cementerios donde todos mueren.

Cristo trae espada que todo lo corta

porque la vida es corta cuando uno se endiosa.

Que lo primero sea siempre lo primero

Sigue siendo buena gente aunque sople el viento

si en tu mente sigue la chispa humeante

que grita en silencio que tienes alma grande.

No dudes, sólo sigue dando de ti.

Cuando la obra es grande, mi amigo.

Todos vamos sumando poco a poquito.

Algunos multiplican de vez en tanto,

otros tienen la manía de dividir.

están aquellos que restan la marcha.

Tú eliges  cuál camino has de seguir.

Suman los Mateos

y también los simones,

suman los juanes y también los tomases.

Suman los iscariotes y hasta los fariseos…

En una obra grande, suma hasta tu suegra

o la vecina que resulta un poco pesada.

Unos ayudan a crecer en talento,

otros nos ayudan a crecer en paciencia.

En esto del reino de Dios amiga mía,

todo suma. Todo!