Te apuras,
te agitas y corres,
pareces llegar
siempre en tardanza
a todas tus citas.
No puedes seguir
así a las corridas,
le pierdes el gusto
a las cosas sencillas.

Te enojas,
Te irritas,
detente un segundo
no pierdas el hilo
que teje la gracia
en toda tu vida.
Quiebra esa piedra
que crece en tu alma
no eres mala gente
solo estás cansada,
te falta un respiro,
un buen café
y tal vez un vino tinto.