🤱🏻La llegada del primer hijo de las parejas recién casadas está llena de simbolismos. Fotos aquí, fotos allá.  Los nervios, la felicidad, quiénes pueden ver al bebé, nació sanito, la abuela lo quiere ver…. Es innegable que todo esto es un misterio. Es fiesta. Hay un nuevo miembro en la familia. 

Es motivo de una gran alegría, es una gracia del cielo que inunda el hogar. No hay sacramento más bello que la vida. Existen pocas ocasiones en las cuales un hombre adulto puede llorar, una de las cuales es el nacimiento de su primer hijo. Incluso el más duro de corazón o el que se considera el ateo de la familia, abre una pequeña ventana por donde respira lo divino.

¿O acaso no es puro misterio cuando un bebé te toma un dedo con sus manitas y su olor propio de otro mundo te hacer experimentar algo indescriptible con pobres palabras? En ese momento todos nos volvemos poetas.

🚼 Por una parte, los padres son conscientes de que ellos lo han generado, pero al mismo tiempo saben que este hijo no es solo fruto de un proceso biológico porque hay dimensiones como el sexo que ellos no eligieron, sino que tiene su origen en otra realidad. En un proyecto más grande. Este Hijo no es solo de ellos. Ese Hijo viene de alguien que es la Vida, el dueño de la Vida.

– Qué gran misterio!

– ¿Conoces a una familia que estos días recibió a un nuevo integrante? Salúdalos.