Están por ahí, vestidos de uno más del montón. Pero no son tan simples, sus mentes son complejas, sus sueños muy elevados. Son de alto vuelo. Te elevan. Las personas que disfrutan de sus plumas, no las cambian por nada. Es imposible estar al lado de esta gente sin sentir que el corazón se llena de energía: Estos son los sabios.

Hoy nos adentramos en el mundo del hombre sabio según la Sagrada Escritura. Prepárate y volemos juntos gracias a la sabiduría bíblica.

  • EL HOMBRE SABIO SE APARTA DE LO QUE PUEDE SER DAÑINO PARA SU VIDA, SU FUTURO (PROVERBIOS 14,16)
  • La inteligencia es una antorcha, una luz que ilumina el sendero y hace mirar más allá, hacia el futuro.  
  • Los filósofos lo llamaban el “nous”. Nous, o griego νοῦς, a veces equiparado a intelecto o inteligencia, es un concepto de la filosofía clásica para la facultad de la mente humana necesaria para comprender lo que es verdadero o real. Es así que el hombre sabio distingue la esencia de la cáscara. Descubre qué es lo válido y qué no.
  • Mientras que el sabio detecta el mal y se aleja, el tonto sigue adelante sin preocuparse (Prov. 14, 16)
  • EL HOMBRE SABIO ES DILIGENTE Y APROVECHA SU TIEMPO (PROV 6,6-9 / PROV 24,5)
  • Un hombre sabio descubre que la vida es un don de Dios, pero que a la vez es un trabajo continuo de cuidado y cultivo. Uno cosecha lo que siembra, descubre la lógica: CAUSA –EFECTO.
  • Aprovecha las oportunidades que le ofrece la vida. Tiene la mirada bien abierta para generar expectativas incluso en los problemas.
  • La sabiduría no está al alcance del tonto, por eso que se calle nomás en la asamblea. (Prov. 24, 7) El hombre sabio supera al poderoso, vale más que un forzudo. (Prov. 24, 5)
  • El hombre sabio acepta su error cuando desaprovechó su oportunidad, no le culpa a nadie y se pone en camino para mejorar. (COLOSENSES 4:5) Redime su tiempo, lo libera de ataduras y lo vive a plenitud.
  • EL HOMBRE SABIO TRATA A SU ESPOSA CON HONOR, SIN MALTRATOS (1 PEDRO 3,7)
  • El hombre sabio valora la joya que tiene al lado, la cuida. Logra que su compañera brille en todo su esplendor.
  • Un hombre sabio es caballeroso, no usa bromas pesadas, no denigra a la mujer.
  • Un hombre sabio jamás maltrata a una mujer.
  • EL HOMBRE SABIO ES UN BUEN ADMINISTRADOR DE SU DINERO (PROVERBIOS 21,20)
  • El hombre sabio sabe que lo que tiene es un regalo de Dios.
  • Un hombre sabio aprende que la apariencia no sirve de nada y que se esfuma en segundos.
  • El hombre sabio no busca estafar, engañar, robarle a nadie. Es justo en sus negocios.
  • El hombre sabio no desperdicia sus recursos en cosas secundarias y desordenadas. (PROVERBIOS 29:3)
  • El hombre sabio sabe que la riqueza mal habida siempre será mal perdida.
  • EL HOMBRE SABIO TIENE LA CAPACIDAD DE ANALIZAR LAS SITUACIONES DE SU VIDA (ECLESIASTES 2:14)
  • No culpa a los demás, sino que medita en su propia acción para mejorarse a sí mismo. Se convierte en maestro de su propia vida. Asume su propia responsabilidad.
  • Sabe y es consciente que él mismo es de barro y débil y que nadie puede juzgar a otros.

Un hombre sabio edifica su casa sobre la roca. Tú puedes ser un hombre sabio y yo también. Hagamos juntos este vuelo sobre las alas de la sabiduría.