«Todos nacemos originales, pero muchos mueren como fotocopias» es una frase del Beato Carlo Acutis que pronto será canonizado; nos invita a reflexionar sobre nuestra autenticidad y el propósito de nuestras vidas. Al reflexionar esta frase también me acordé de la película «Cruella» 2021, que nos ofrece reflexionar sobre la complejidad del ser humano y la influencia de nuestro pasado en nuestro presente a través de la historia de la niña Estella Miller, quien su único sueño era ser diseñadora.

En este blog, no pretendemos realizar un análisis psicológico, moral o teológico de los personajes, sino resaltar algunos aspectos que nos permitan reflexionar sobre nuestra propia vida y decisiones. Para ello, tomaremos en cuenta cuatro puntos clave:

  1. Todos tenemos un pasado
  2. Todo tiene un porqué
  3. En esencia, todos somos buenos
  4. Siempre podemos cambiar

1. Todos tenemos un pasado

Hay una frase que siempre me ha gustado mucho, aunque no recuerdo su fuente: “El pasado no se puede cambiar, el futuro es incierto y solo tenemos el presente para ser santos.” Todos tenemos un pasado y ese pasado no se puede cambiar, pero lo que sí podemos cambiar es cómo ese pasado influye en nuestras vidas.

En el caso de Cruella, su pasado la convirtió en una persona llena de venganza. Su sueño de ser una diseñadora famosa se convierte en una ambición que nubla por completo su entendimiento. Esta reflexión nos lleva a preguntarnos cómo dejamos que nuestro pasado influya en nuestras decisiones y qué podemos hacer para cambiar su impacto en nuestro presente.

2. Todo tiene un porqué

Cada acción tiene una causa y una consecuencia. En «Cruella», podemos identificar cómo su pasado influye en su presente. Su obsesión con los dálmatas, que culmina en su deseo de hacerse un abrigo con su piel, puede tener su origen en el trauma de ver a su madre morir a causa de estos perros.

Esto nos lleva a reflexionar sobre las cosas que traemos de nuestro pasado que repercuten en nuestro presente. Este ejercicio no es sencillo y, en algunos casos, las consecuencias son tan profundas que necesitamos apoyo psicológico para superarlas o corregirlas. Identificar y comprender estas causas puede ser el primer paso hacia la sanación y el cambio.

3. En esencia, todos somos buenos

Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por ende, somos buenos en esencia. Lo que complica todo es la concupiscencia, esa tendencia que adquirimos gracias al pecado original de buscar acercarnos al mal.

Cruella no nació siendo mala. Era una niña diferente, pero no mala. Las circunstancias, las personas y el sufrimiento la llevaron a inclinarse más hacia el mal que hacia el bien. Esta reflexión nos invita a ver más allá de las acciones negativas y reconocer la bondad esencial en cada persona, incluida nosotros mismos.

4. Siempre podemos cambiar

Aunque en «Cruella» no vemos un cambio completo, sí observamos un giro significativo cuando se entera de la verdad sobre su madre. Su trato con sus amigos Horacio y Gaspar mejora, y vemos cómo ellos la aconsejan cuando lleva todo al extremo.

El cambio es siempre una opción. Incluso cuando estamos sumergidos en dolor e ira, basta con el deseo de cambiar para lograrlo. En el caso de Cruella, su maldad no desaparece por completo, pero vemos un cambio de actitud hacia la Baronesa Von Hellman. En lugar de buscar venganza, decide hacer justicia sin tomar la venganza por sus propias manos.

Conclusión

«Todos nacemos originales, pero muchos mueren como fotocopias» nos desafía a mantener nuestra autenticidad y a luchar por ser la mejor versión de nosotros mismos. La historia de Cruella, aunque ficticia, nos ofrece una oportunidad para reflexionar sobre nuestras propias vidas.

Te invito a que nos preguntemos: ¿Cuáles son aquellas cosas que cada uno de nosotros debe cambiar? ¿Qué es aquello que hay en nuestro interior que necesita ser entregado a Dios para que Él lo tome y lo transforme?

Al buscar responder estas preguntas, podemos encontrar el camino hacia una vida más auténtica, llena de propósito y alineada con el amor y la misericordia de Dios.