¡FELIZ Año Nuevo! 🥂

No como un simple deseo, sino como la promesa tangible de un futuro mejor, no solo nuestro, sino prometido por el mismísimo Dios.

Aunque el 2023 pudo haber sido un año particularmente desafiante o quizás no tanto, hoy reflexionamos y descubrimos que hemos emergido de él más fuertes, más compasivos y más humanos.

Aprendimos que lo verdaderamente esencial no se guarda en un banco, sino que se experimenta alrededor de nuestra mesa cuando llegamos a casa para cenar. Al final del día, lo único que realmente importa es que las personas que amamos estén bien, sanas y a nuestro lado.

Descubrimos nuevas formas de estar juntos, y nuestras miradas han aprendido a sonreír.

Sí, el camino fue difícil, pero el Señor estuvo con nosotros, guiándonos y ayudándonos a revelar la mejor versión de la humanidad.

Que cada «¡Feliz Año Nuevo!» que escuchemos resuene en nuestros corazones no solo como un deseo, sino como una promesa sagrada: la promesa de que el Señor sigue entre nosotros, presente en cada sacramento, en cada Sagrario, dentro de ti, dentro de mí, y que Él tiene el poder de hacer nuevas TODAS LAS COSAS.

¡FELIZ Año Nuevo! 🥂

Gratitud, por lo que hemos logrado y por lo que aún nos falta por lograr. Gratitud por vencer miedos, superar límites y reconciliarnos con nuestra fragilidad.ç

Gratitud, porque al mirar hacia atrás, siempre tuvimos lo suficiente, porque siempre tuvimos al Señor a nuestro lado.

Que este nuevo año esté lleno de más razones para agradecer y descubrir la maravilla de lo simple y esencial. 🌟✨