“Ni los dedos de las manos son iguales”, dice mi madre. Creo que en toda familia sucede lo mismo. Pensemos ahora en la gran familia humana. Cuánta diversidad hay en todo el mundo. Lo que en ciertas regiones es normal, en otras latitudes se hace totalmente lo contrario.

Hay una tentación que ronda nuestras pequeñas mentes. Pensamos que tenemos toda la verdad por haber terminado una carrera o haber participado en algún retiro, y después todo lo que no cuadra con lo que aprendimos lo vemos como mentira o que está mal. A veces, parece más fácil hacer murallas que abrir puentes para dialogar con lo nuevo, pero a la larga nos sale muy caro.

Lo católicos podemos ser también perfectos jueces. “Nosotros los católicos”, “mi grupo”, “mi movimiento”. Uso esto como criterio para juzgar a todo el mundo. En cambio, Jesús utilizó los medios a su alcance para crear relaciones. Lo contrario a la fe no es el ateísmo, es la indiferencia y el prejuicio.

🫢 Â«Odiamos a algunas personas porque no las conocemos; y no las conocemos porque las odiamos».   Charles Caleb Colton

Hay tantas cosas que no conocemos y un mundo por explorar. Si algo nos resulta incompresible, al menos empecemos con lo básico, el respeto. Esta es una virtud que embellece todo lo que toca.

– ¿Eres respetuoso?

– ¿Cómo puedes ejercitar tu capacidad de ser más amable?



.

.Seguinos en nuestras redes:
 @insiemepy

insieme.org.py 




.

.

.

.

#insiemepy #insiemeenc #generandoencuentros #lafuerzadelopequeño #padrealdo #aldolopez #itapua #paraguay