Sin saberlo ansiamos el abrazo de alguien que nos congregue y hermane como humanidad desde lo más profundo. Y la buena noticia que nos trae Jesús es esa. Nos dice que no estamos solos en el universo, sino que tenemos un Padre que nos ama y se preocupa por nosotros, que junto con la vida nos da los afectos que nos mueven para congregarnos en torno a Él. Ese es el centro de su mensaje.

✨ Jesús nos revela la fuerza del amor de ese Padre suyo y nuestro de muchas maneras; en su vida terrena luchando contra las fuerzas del mal y el pecado institucionalizado hasta la muerte en cruz encarna, en clave humana y comprensible, el amor incondicional del corazón del Padre por nosotros. Y nos invita a imitarlo y a seguirlo en la aventura grandiosa de construir mundo e historia positiva como hijos del Padre: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre” (Jn 14, 6).

? La Iglesia cree y proclama que el Resucitado de la cruz está viniendo continuamente a salvarnos. Y una de las dimensiones humanas que viene a salvar es nuestra afectividad. Viene a enseñorearse de nuestras vidas, a convertirse en el Señor de nuestros afectos y de nuestros corazones para enseñarnos a desarrollar y llevar a su plenitud todas esas semillas de humanidad inscritas en nuestro ser y contribuir así a que el Padre reine, por el amor, en nuestro mundo y en nuestra historia. De lo que se trata es de aprender a amar para vivir amando. Cada amor humano nos abre el corazón a misterios no previstos, a afectos no sospechados que, a pesar de la maravilla y encantamiento que producen, no terminan en sí mismos, sino que apuntan a un amor mayor, más profundo, más radiante, más pleno y sorprendente que soñamos.
.

.

.

.

.

.

#insiemepy#insiemeenc#generandoencuentros#lafuerzadelopequeño#jesus#abrazo#humanidad#jesuseselcamino#iglesia#creer#believe#live#fe