Una correcta integración de todos los elementos corresponde a la “normalidad”, “equilibrio” o simplemente “madurez” humana. Esta madurez se manifiesta en varias dimensiones:

❇️ 1- Madurez intelectual: implica una percepción correcta de la realidad, tanto natural como sobrenatural. Una concepción correcta de Dios, del mundo y de sí mismo, con una escala de valores adecuada a la realidad; capacidad de discernimiento y de juicio objetivo, tanto en el plano moral como social

❇️ 2- Madurez psicosocial, que implica: aceptación de sí mismo (de la propia historia, limitaciones y dones), de los demás (tolerancia, capacidad de convivencia y de amistad), capacidad de tolerar las propias frustraciones y fracasos (las que vienen de los propios límites y las que proceden de las circunstancias o de los demás), capacidad de confiar en los demás, capacidad de adaptarse al medio en el que se vive (a diferencia del eterno inconformista), capacidad de humor sin hostilidad, autonomía personal (sin dependencias afectivas) y responsabilidad, capacidad de colaboración, de iniciativa y creatividad.

❇️ 3- Madurez afectivo-sexual: capacidad de controlar los propios instintos, de amar sin afán de poseer a los demás (de adueñarse o controlar sus vidas y personas), de renunciar (sacrificio), de practicar la castidad según el estado de vida que elija o deba vivir sin haberlo elegido (como el caso de las personas viudas o abandonadas de sus cónyuges, enfermos que no pueden contraer matrimonio a pesar de querer hacerlo, etc.).

❇️ 4- Madurez volitiva: capacidad de tomar decisiones, de elegir (especialmente en las cosas importantes de la vida, como la vocación, la propia entrega, las grandes renuncias), de ejecutar lo elegido, de perseverar en lo elegido y ejecutado.

❇️ 5-  Madurez ética: capacidad de discernir con realismo y objetividad entre lo justo y lo injusto, lo malo y lo bueno; tener criterios morales claros (y evangélicos); poseer una escala de valores adecuada a la realidad (y al Evangelio).

❇️ 6-  Madurez religiosa: capacidad de silencio interior, de oración, de relacionarse adecuadamente con Dios (como Padre, Amigo, Creador, Salvador, Soberano, etc.) sin sacrificar ningún atributo divino en pro de otro; y tener un ideal de perfección.
.

.

.

.

.

.

#insiemepy #insiemeenc #generandoencuentros #lafuerzadelopequeño #sinodalidad #madurez #realidad #bebrave #creer #confiar #criteriosmorales #amistad #ideal #elegir